Paranoyas de 15th marzo 2005

mar 15

Eso depende de su oposición al flujo carolífico.

mar 15

La desigualdad de Falo es la polla.

mar 15

Eso del infinito es un comodín cojonudo.

mar 15

(una señal) … o si la voy a cortar para meterla por un canal estrecho…

mar 15

Errar es humano. Echarle la culpa a otro es más humano todavía. Perdonar es de sabios.

Que errar es humano es algo que todos (al menos todos los humanos) sabemos. Es muy fácil meter la pata. Es muy fácil hacer daño a la gente. Mi gente no creo que tenga conmigo ese problema, ya que siempre me preocupo (muy mucho) de no hacerle daño a nadie, pero para el caso, sí lo fácil que es que te hagan daño. También sé lo dificil que es recuperarte de ese daño. Son cicatrices que poco a poco van marcando tu personalidad. Que te hacen cambiar poco a poco. Esa es una de las causas por las que es tan difícil perdonar a alguien que te ha hecho daño.

Pero también está la otra cara de la moneda. Si alguien quiere pedirte perdón (si es de corazón; si no, ya pueden ir dándole bien por el saco), y lo (/a para el caso) rechazas de mala manera, le estás haciendo daño tú. Y si tienes un mínimo de empatía, con eso también te estás haciendo daño a ti mismo. Pero luego piensas que esa persona que te hizo daño podía haber pensado lo mismo cuando lo hizo, y si no lo pensó, entonces es probable que sus disculpas no sean sinceras. En ese caso estás volviendo a caer…

Es un círculo vicioso que nos tortura a muchos. Es por eso que cuando te das cuenta de que le importas a alguien de verdad, te sientes realmente querido. Es una sensación muy dificil de describir. Sientes que tienes algo realmente importante y la ilusión que te entra es inigualable. Por otro lado, cuando descubres que alguien te engaña, te miente o simplemente estuvo jugando contigo, es una verdadera cuchillada. Puedes estar deprimido días, semanas… En algunos casos puedes llegar a cambiar radicalmente a raíz de un hecho. Yo creo que fue mi caso. Pasó lo que pasó y desde entonces es una piedra con la que creo que no volveré a tropezar. Sin embargo quien tenía que pedirme perdón lo hizo… Por el momento no tengo razones para creer que no fuese una disculpa sincera. Sólo el hecho de disculparse ya tiene mérito. No por eso voy a vover a ser como era antes, porque hay cosas que no se pueden cambiar, pero de todas formas, puede significar una diferencia en el final de la historia.

CONSEJO: disfrutad de vuestros amigos al máximo. No podéis saber si seguirán siéndolo durante mucho tiempo.